viernes, 26 de junio de 2009

Cuerda

Las cuerdas me esperan,
cuánto y cómo saben esperar...

Juntas nos vamos desafinando,
nos miramos de reojo,
no sabemos qué hacer con el control.

Las cuerdas no me quieren atar,
me dejan demasiado libre
y me sigo escapando,
esclava de la cuerda del reloj.

Las cuerdas están muy locas
y yo, demasiado cuerda.

1 comentario:

Gabriel dijo...

Excelente!! original y oportuno..