miércoles, 25 de marzo de 2009

Estas vueltas van hacia mí, después de todo.

Sé que no lo puedo evitar,
que estoy yendo hacia allá.
Podrás reirte de mí hasta el cansancio,
porque mi ridiculez es extrema
y mayor en la intimidad.

En cada vuelta siento que aprendo algo,
aunque sea una miga del pan.

Es que yo aprendí a pensar en las calesitas
cultivando el don de la estrategia,
y entre bombitas doblé la esquina
para afinar mi puntería.

Doblando y corriendo en zig-zag,
tal vez así me maleducaron
aunque no dejo
de llegar.

,,,

1 comentario:

Pedro dijo...

"YO APRENDI A PENSAR EN LAS CALESITAS"
Por eso me sale tan facil quererte...