lunes, 22 de septiembre de 2008

Mi luna

Se anuncia desde los sueños,
aborda poco a poco
el cuerpo.

No adormezco con pastillas
el dolor que me dice:
"el ciclo se renueva".

Lo siento en la cintura,
las piernas,
las tetas.

Y nada de mí se resiste a la sensación.
Necesito descansar más,
mimos más,
introspección.

Lo cierro con un ritual de flores,
me despido hasta la próxima luna,
en la que nuevamente
descartaré aquello que no necesita
mi cuerpo de mujer.

--

1 comentario:

Anónimo dijo...

el ritual , los signos de la naturaleza en si, que descripcion de un camino , la fuerza de una madre , de una tierra, el dialogo de la luna y la mujer, buscar lo esencial que ya tenemos, las pastillas ,aquello que acelera algo , lo sentimos cunaod estamos siendo nosotros, vuelvo a sentir tand e cerca tus colores , en cada poesia suceso que leo, gracias por tu luz.