lunes, 19 de noviembre de 2007

Casa nueva, vida que continúa...

Pronto partiré hacia mi hogar,
un lugar donde yacer libre,
y colorear espantapájaros en el aire,
disfrutando y sufriendo al máximo la soledad.

Invito a todo aquel que tenga
los siguientes elementos,
haga el favor de facilitarlos:

Sacacorchos, sombrilla, bolsillos,
recuerdos
Carteles, sandía, moños, sortijas
Diccionario, sahumerios, techo
Burbujero

Estrellas, soquetes, manijas,
Atrapasueños con criterio,
Abrelatas, manchas, anillos
Atril, volados, patadas, consejos.

Termómetro, preservativos,
Persiana, sorpresas, columnas,
sandalias, souvenires, camisón, portero.

Tinta, quitamanchas, invisibles,
Puntillas, corcho, broches,
colores, fotos, un cuaderno.

Y además...

Un quién es en la puerta,
un portal en la almohada,
temprano las llamadas,
vecinos discretos.
Manual de cocina,
pies en el suelo,
vista a la luna,
y un tema de qué hablar.

Con todo eso, estoy.

Gracias por la colaboración,

Carolina

3 comentarios:

Daniel dijo...

Caracoles

en las macetas

la tierra humeda.

Así

no se sabe

lo que pasa si no hay.

Si no hay coma

me gusta más aún

porque te amo sin pausa.

Colorita dijo...

Hay pausas necesarias,
poemas vomitados,
y versos con comas.

Así es la vida che.

Gracias por el amor
ahi no hay coma que valga
pero sí pausa posible

Paloco Machin dijo...

Objetos disponibles en mi hogar...
Tengo un mandala pintado en Jaipur, bajo un vaso con agua con dos gotas de gin. Una trampa cazadora de espíritus del Japón y un espejo que atesora el origen del sueño.
Una muñequita vudú con los miembros zurcidos con pelo de cabra negra. Una pulsera con semillas sacradas, florecidas y perfumadas.
Tengo un manuscrito sin rótulos ni tapas con grabados de una mujer partida en tres.
Una máscara de Durban y una rueda mágica enlazada a un asno.
Una falda turca de un ajuar y un retrato grabado sobre madera rosa.
Serenidad escrito en una lengua muerta con sangre de niño y de casadera.
Y sobre un formidable insecto enmascarado, con los ojos pinchados por queres aparearse. Con las alas cuarteadas y todavia con sangre; una imagen tuya conmigo fuera de plano.
Ante la necesidad surgente de poseer alguno de éstos objetos de inigualable valor, por favor comunicarse con este humilde servidor.